Tratar con cabello seco, cabello graso o rizado puede ser difícil, pero ¿qué pasa si tienes un tipo de cabello “mixto”? Tener la raíz del pelo grasa y el resto de la melena deshidrata y seca es más común de lo que crees, especialmente si vives en una gran ciudad debido a la polución o en un ambiente húmedo, donde las consecuencias son mucho más visibles.

Un cuero cabelludo graso y puntas secas suele verse en dos tipos de melenas

  • pelos grasos que se han deshidratado por el uso inadecuado de herramientas de styling,  coloraciones extremas o utilización de champús y acondicionadores agresivos,

  • o en cabellos normales que, debido a la contaminación, tienden a generar más grasa en la raíz. De hecho, suele ser una condición ocasional más que genética.

Si este es tu caso, elegir los productos adecuados puede ser difícil ya que la gran variedad de champús del mercado se dividen en dos grandes tipologías: para cabellos secos o grasos. ¿Entonces, cuál debes elegir? Afortunadamente, hay muchos consejos, trucos y productos que pueden ayudarte a lidiar con el doble problema de tratar el cuero cabelludo graso e hidratar las puntas secas. En este post te contamos todo, ¡vamos allá!

¿Cómo sabes si tienes el cuero cabelludo graso y las puntas secas? 

Si tienes las puntas secas, quebradizas o abiertas y tu raíz comienza a sentirse grasosa al día siguiente de lavarte el pelo, es probable que tengas este tipo de cabello. 

Las personas que se tiñen o decoloran utilizando productos agresivos con amoníaco y PPD (presentes en la mayoría de los productos del mercado) tienden a desarrollar un cuero cabelludo graso y puntas secas debido a que estos químicos eliminan los aceites naturales de nuestro cabello, los responsables de mantenerlo suave y nutrido. Sucede lo mismo con los champús y acondicionadores con siliconas y sulfatos químicos, ¡debes evitarlos!

Un cuero cabelludo graso tiende a picar y hace que el pelo se vea opaco, sin vida; las puntas secas, por otro lado, se ven dañadas y “estropajosas”. Sin duda, es un problema fácil de detectar y con fácil solución.

¿Qué causa las raíces aceitosas y las puntas secas?

Hablamos de una raíz grasa cuando las glándulas sebáceas del cuero cabelludo producen un exceso de sebo que luego se transporta por el tallo del cabello haciendo que se vea grasoso alrededor del cuero cabelludo. 

La piel grasa puede ser genética o causada por productos químicos no adecuados para el pelo. Cuando no se trata, un cuero cabelludo graso puede causar caspa, hongos o incluso dermatitis seborreica.

Las puntas secas, por otro lado, pueden deberse a factores genéticos, ambientales o incluso a prácticas de cuidado capilar poco adecuadas, como por ejemplo: 

  • Lavar habitualmente el cabello con productos agresivos.

  • Excesiva exposición al sol sin protección.

  • Utilización inadecuada y excesiva de las herramientas de calor.

  • Clima árido y seco.

Consejos para tratar un cuero cabelludo graso con puntas secas

Hemos recopilado una serie de consejos para hacer tu rutina capilar mucho más sencilla y eficaz teniendo en cuenta las características especiales de tu pelo: raíz grasa y melena seca. ¡No te pierdas nuestra guía!

1. Elige el champú y acondicionador que mejor se adaptan a las características de tu pelo 

Es importante desarrollar una rutina de champú y acondicionador que combine diferentes estrategias para garantizar que ambos extremos de tu cabello se traten por separado. 

Comenzando por el champú, lo mejor es elegir uno ligero y neutro, preferiblemente, de origen natural. Entre los ingredientes que debería contener el champú ideal en estos casos están la menta y el romero. A continuación te dejamos dos propuestas que seguro que te encantarán:

  • Champú Energy de la gama Detox de I.C.O.N.- Formulado con menta piperita, eucalipto, aceite del árbol del té, hoja de aloe vera y mezcla de proteínas. Aporta una gran sensación de limpieza y protege el color del cabello mientras sus aceites orgánicos estimulan y refrescan el cuero cabelludo. ¡Notarás tu pelo saludable, fuerte y con más movimiento!

  • Champú Organic de la gama I.C.O.N. Organics - Con base de aloe vera, limpia suavemente el folículo capilar a la vez que rehidrata las hebras del cabello. Sin duda, ¡es un producto todoterreno! Entre sus ingredientes también se encuentra la camomila orgánica, con propiedades antiinflamatorias, antiirritantes y antimicrobianas que estimula el crecimiento de un cabello más sano y fuerte.

Tras una buena limpieza del cuero cabelludo, lo ideal es continuar con un acondicionador hidratante, aplicado de medios a puntas, para tratar la sequedad del resto de la melena. Free es un acondicionador de I.C.O.N., sin sulfatos ni parabenos, diseñado para hidratar el pelo seco, estropeado y dañado. Al contener poderosos aceites esenciales y poseer un alto contenido en vitaminas, verás tu cabello con más brillo, más fuerte y especialmente sedoso desde el primer uso.

2. Invierte en un exfoliante capilar

Las exfoliaciones capilares nos ayudan a mantener un cabello sano y bonito pero, en el caso de las raíces grasas, son un tratamiento imprescindible. Utilizar un producto de exfoliación con ingredientes naturales te ayudará a regular el exceso de grasa en la raíz y a mantener el resto del cabello en buenas condiciones.

Un buen ejemplo es Shift de la gama Detox de I.C.O.N., un tratamiento previo al champú que limpia en profundidad, ayudando a eliminar sebo y restos de sustancias químicas y contaminantes del medio ambiente. Está formulado con ingredientes orgánicos:

  • Aceite de eucalipto - estimula el cuero cabelludo favoreciendo el crecimiento sano del pelo.

  • Ácido salicílico - ayuda en la exfoliación del cuero cabelludo. 

  • Menta piperita - actúa como antiséptico y deja una sensación revigorizante y fresca liberando la tensión del cabello.

3. Hidrata, hidrata, hidrata

Los hidratantes capilares suelen ser temidos entre las personas con cabello graso, pero no tiene porqué ser así: siempre que estén formulados con ingredientes naturales y respetuosos con tu cabello, no deberían de apelmazar ni engrasar. 

De vez en cuando, aplicar un tratamiento hidratante de medios a puntas, te ayudará a restaurar humedad sin agregar más grasa a tus raíces. Te recomendamos el tratamiento de hidratación intensa Inner de I.C.O.N., especialmente pensado para reconstruir el pelo dañado, seco y encrespado ocasionado por condiciones climatológicas (como el sol o el viento) o agentes químicos (como tintes o tratamientos agresivos). Puedes aplicarlo en seco antes de tomar el sol o darle con el secador durante al menos 20 minutos, el calor ayudará a que se abran las cutículas y el producto penetre al interior consiguiendo una hidratación más profunda.

4. ¿Qué ingredientes debo evitar?

Como comentamos, muchos productos capilares que encontramos habitualmente en el mercado contienen ingredientes agresivos que no nos ayudan a mantener un cabello saludable. Te recomendamos que evites los siguientes:

  • Sulfatos

  • Parabenos

  • Alcoholes desnaturalizados

  • Fragancias sintéticas

  • Formaldehído

  • Alquitrán

  • Siliconas

  • Conservantes ftalatos

  • PPD o parafenilendiamina

5. Cepíllate el pelo cada día

Mucha gente cree que cepillarse el cabello graso aceita el resto de la melena, pero esto es un mito. Cepillarse el cabello ayuda a redistribuir los aceites naturales desde la raíz a las zonas más secas. Además, si vives en una gran ciudad, estarás contribuyendo a eliminar el polvo, las células muertas y residuos de productos que hayan podido acumularse en tu pelo.

Eso sí, dos recomendaciones a tener en cuenta: intenta utilizar cepillos o peines con cerdas de origen natural y límpialos de vez en cuando para evitar que se acumulen partículas dañinas para el cabello.

6. Considera espaciar el tiempo entre lavado y lavado

Como norma general para este tipo de cabellos, te recomendamos realizar un lavado día sí, día no, incluso cada dos días si es posible. Si entre lavados necesitas absorber la grasa de la raíz, siempre es buena idea utilizar un buen champú en seco, como Texturiz de I.C.O.N. Se aplica sobre el cabello seco en la zona de la raíz para que absorba los aceites esenciales y le de un aspecto fresco así como ligero y limpio. Un extra es que añade textura al cuerpo del cabello.

7. No te toques demasiado el pelo

Puede ser increíblemente tentador pasarte los dedos por el cabello, retorcer mechones, hacerte tirabuzones...pero toquetear el pelo con la punta de los dedos (que también produce aceites) puede hacer que tu cabello coja más grasa. Por eso, ¡evita tocarte demasiado el pelo!

 


Si tienes dudas acerca de los productos que mejor se adaptan a las características de tu pelo escríbenos por Whatsapp al 688 620 667 o envíanos un mensaje a cualquiera de nuestras redes sociales, ¡estamos encantadas de asesorarte y ayudarte a conseguir un cabello fuerte y saludable!